Cuidado con lo que expulsas

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

A veces un pequeño regalo puede traernos mucha alegría.

Hace más de un año, la Cata Olavarría me regaló este marcapáginas con una de mis frases favoritas (qué ni siquiera he comprobado si Nietzsche la dijo o no). Y desde entonces lo utilizo para señalar la última página escrita de mi diario de vida.

Así, cada vez que me lanzo a escribir sobre lo que me ocurre, vuelvo a leer la frase. Y a recordar a esa amiga que se acordó de mí y me la regaló.

Es un pequeño momento de alegría el que me produce, pero que vuelve a aparecer cada vez que me lo encuentro. Ese “spark of joy” del que habla Marie Kondo que a tantos nos ha hecho sentido.

Lo importante a veces puede ser muy pequeño. Así que cuidado con lo que expulses, incluso cuando se trate de un demonio. No vayas a desechar lo mejor de ti. ¡Muchas gracias, Cata!

Un taller de estructura

En marzo dictaré dos talleres intensivos (de una sesión cada uno) sobre uno de los temas que más me pide la gente (y que yo amo): Estructura de guión.

Si estás interesado, escríbeme a contacto@alfredorodriguez.cl.

Muchas gracias

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Pareciera que cada vez que lanzo un nuevo libro el proceso de creación y publicación se vuelve más difícil que el anterior. Pero eso tiene un revés positivo.

Cada vez se vuelve más satisfactorio publicar. Cada vez puedo compartir con más orgullo cuanto sacrificio significó. Y cada vez me cuesta menos aceptar las imperfecciones que cada libro tiene.

Porque, que el conseguir hacerlo realidad se vuelva más desafiante, me obliga a concentrarme en lo importante. Me obliga a discriminar lo que es superficial para mí de lo que me resulta más esencial.

Espero que todos quienes esperan este libro hace años lo disfruten tanto como yo he disfrutado hacerlo. Ojalá sirva como un pequeño aporte de alegría en sus vidas.

Muchas gracias a todos. ?

Dos compañeros del proceso creativo

La imagen puede contener: una persona

El loco, que camina con una sabia inconsciencia. Como observadores nos preocupamos por él y su destino, debido a su cercanía con ese aparente barranco cuya altura la imagen no nos permite determinar. ¿Debemos sentir temor por él, por su seguridad? El loco, sin saber realmente, sabe mejor que nosotros qué camino tomar. No se preocupa, sigue adelante, se deja sorprender por el proceso. Aunque lo que le espere sea una catástrofe, sabe que el resultado no está en sus manos.

El mago, en cambio, consciente de su fuerza creativa, toma el control de la situación. Conoce los cuatro elementos y los lleva a su mesa. Sabe lo que necesita y tiene claras sus metas. El sabe el poder que conlleva el dominio de las artes. Sabe de lo que es capaz.

Ambos son sólo dos caras de una moneda de caras infinitas, donde en cada una nos podemos ver a nosotros mismos.

Por eso creo en el poder de los arquetipos, y por eso el tarot me parece fascinante. Porque podemos encontrarnos en él, y al hacerlo, podemos acompañarnos de nosotros mismo.

500 tiras de Siento y Miento

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Hoy publiqué la tira número 500 de Siento y Miento. Un proyecto que hace 9 años nació de la frustración. De la firme convicción de que no importaba cuánto lo intentara, nunca lograría dedicarme a hacer cómic. Y del darme cuenta que eso no le importaba, que la necesidad de contar mis historias era más fuerte que esa frustración.

Si hubiera sabido el impacto que tendría este proyecto, jamás hubiera usado mi nombre y el de mi familia para los personajes. Y si mi fuerza de voluntad fuera mayor, ya lo habría terminado definitivamente en alguno de mis intentos de darle fin. Pero ya asumí que este proyecto no me dejará tranquilo tan fácilmente.

Porque hay algo en este blog que se niega a morir. Que me impide dar vuelta la página, que me impide decirle adiós a este grupo personajes que, aunque se parezcan a ciertas personas que conozco, tienen vida propia.

Llegar a 500 tiras puede sonar como un ejercicio de constancia y esfuerzo, pero yo lo siento mucho más como el fruto de una relación fuerte con un grupo de personas dibujadas que quiero tanto que no me siento capaz de abandonar.

Muchas gracias a todos quienes me han acompañado en este camino de creación y espero que puedan seguir disfrutando de las aventuras de esta familia de locos tanto como yo disfruto al crearlas. ¡Nos seguiremos leyendo! ¡Quizás hasta llegar a la 1.000! Solo el tiempo lo dirá.

No hay ninguna descripción de la foto disponible.

Encontrar el equilibrio

La imagen puede contener: planta, flor, árbol, exterior y naturaleza

Días de energía infinita y luego días de cansancio absoluto. Me pregunto si el equilibrio es un estado intermedio o un movimiento pendular entre dos extremos.

Imagino que la clave es llevar algo de calma a los momentos de euforia, y de ánimo a los momentos de bajón.

Inspiración

Hay imágenes que nada más las veo y me dan ganas de crear una historia.

Me pasó con esta, una casa que parece sacada de uno de esos cuentos de misterio de Enid Blyton que leía cuando niño. ¿Qué misterio encierra esta casa? ¿Qué aventuras vivirían un grupo de niños al descubrirlo?

Con mi hermana Vero tenemos muchas ganas de crear juntos libros así. Libros que querríamos leer de niños y también leeríamos ahora, siendo adultos.

Quizás cuando terminemos Ático (el libro hermano de nuestro libro Sótano). Porque no pierdo la esperanza de que quizás, si vamos de uno en uno, podamos crear todos los libros con los que soñamos. ¿Y a ti? ¿Qué cosas despiertan tu inspiración?

Vínculos y Antojos

Estas maravillas son fruto del trabajo de los alumnos del #QuieroEscribir2, taller que ofrezco para los ex-alumnos del #QuieroEscribir. “Vínculos” y “Antojos”, compilan relatos escritos durante el transcurso del taller, donde además trabajamos el concepto de los libros, el título y decidimos la idea de imagen para la portada.

Las fotografías las realizaron los secos de Andrés Rodríguez (Vínculos) y Camilo Mendoza (Antojos).

Cosas sorprendentes ocurren en Taller Holanda.