Un nuevo taller de escritura que termina

Anoche terminó una nueva versión del Taller Quiero Escribir, donde el aprendizaje de la estructura de guión es acompañado por un proceso de descubrimiento del escritor que llevamos dentro.

Le agradezco mucho a este grupo por su compromiso y pasión a la hora de afrontar los desafíos del taller. Creo que la calidad de las historias son el reflejo de su excelente trabajo.

Muchas gracias a Valentina Lopresti por su apoyo como una excelente ayudante y a los invitados especiales: Keno GallardoCatalina Olavarría y Dannae Álvarez por colaborar con su simpatía y sabiduría. ¡Nos vemos en un nuevo Quiero Escribir el año 2019!

Sabiduría del cuerpo

Este sábado participé en Olmué del taller “El movimiento de las emociones” dictado por la Larisa Michell, psicóloga clínica y terapeuta corporal que conocí en el programa de autoconocimiento SAT de la Fundación Claudio Naranjo.

Luego de todo un día de trabajar la consciencia sobre el cuerpo, quedé impresionado de lo mucho que se puede aprender de uno mismo si uno sabe escucharlo. Vivimos en la mente, creyendo que la información solo viene de lo que vemos y escuchamos. Nos olvidamos de que existe una sabiduría que nos habita a través de nuestra corporalidad.

Es un taller que también se dicta en Santiago. Se los recomiendo 100%.

Saludos,

—Alfredo R.

Para más información, pueden seguir a Larisa en Facebook y en Instagram como @larimichell.

Escribiendo a Pascualina

La primera aproximación

Hace un par de años me contactaron, junto a Miguel Ferrada y Fran Solar, para participar en el equipo de guionistas en una nueva etapa del proyecto Pascualina. Para los que no la conocen un personaje que nació en los 90s como una agenda y que se quería que viajara más allá de los límites que le permitía este producto.

En ese momento lamenté mucho no poder sumarme, pero seguí en contacto con el equipo. Supe que estaban preparando una novela y, debido al enorme talento de la Fran y Miguel y el cariño que tengo por el personaje, yo la esperaba ansioso.

Mi participación como editor

Tuve la suerte entonces de que me pidieron hacer una revisión de la versión inicial del manuscrito. Oficiando como un editor narrativo o script doctor, simplemente aluciné. El mundo que creó la Fran y Miguel no solo sostenía casi 30 años de historias de las agendas. Además le daba una nueva dimensión, más poderosa, más actual y con un potencial enorme. Esta propuesta llevaba la historia de Pascualina a un lugar comparable con la de una serie de televisión. Tenía el equilibrio perfecto entre seriedad, entretención y melodrama.

Mi participación en la novela fue muy específica, pero me permitió enamorarme de esta nueva propuesta. Y de conocer a fondo a este tremendo equipo. Y ese fue el primer paso para ahora, dos años después… ¡entrar a formar parte del equipo de guionistas que están preparando las próximas historias del personaje!

¡Ahora como escritor!

Sí, hace un par de meses se me invitó a formar parte oficial del equipo de guionistas. Estamos trabajando a full en las nuevas novelas y productos narrativos. Y la experiencia ha sido alucinante. Los desafíos son enormes, pero el material con el que estamos trabajando es maravilloso. La nueva perspectiva que Miguel y la Fran le dieron a la franquicia, hace que trabajar hoy con Pascualina sea caminar sobre roca. Un terreno donde, si lo deseamos, podemos construir un rascacielos. Y lo estamos haciendo.

Así que los invito a acompañarnos en esta aventura. Si quieren sumarse, pueden encontrar la novela en todas las librerías del país.

Un abrazo y nos seguiremos leyendo,

—Alfredo R.

Mi nuevo canal de Youtube sobre escritura

https://www.youtube.com/watch?v=gO9KKjZznMk

Esto me pone muy nervioso, porque por primera vez no estoy haciendo videos de lo que pienso o de lo primero que se me ocurre. Estoy hablando de eso que me apasiona, que me obsesiona, que es realmente importante en mi vida: Escribir.

¿Y por qué me pone nervioso? Porque siento que es ventilar algo que es muy íntimo, algo muy valioso para mí. Algo que me expone como escritor, con mis fortalezas y debilidades. Subir videos sobre escritura es abrir un espacio de vulnerabilidad acerca de eso que tanto amo. Pero la verdad es que no podía seguir postergando el hacerlo.

Y la verdad es que no tengo ninguna buena razón para hacerlo. Quizás estratégicamente me convendría más el mostrar la escritura como algo elevado, difícil. Algo que pertenece a otro nivel de personas y que para la gente común debería ser inaccesible. Así podría venderme como un gran escritor que pertenece a las alturas. Pero eso nunca me ha resultado. Lo único que me ha resultado siempre es seguir mis instintos, lo que me dice mi estómago. Y en este caso mi estómago me decía a gritos: “¡Quiero que compartas esto!”.

No sé de qué hablaré en el próximo video ni en qué terminará convirtiéndose El Escritorio. Solo sé que tenía que dar este paso y que a futuro tendré que dar otro. Paso a paso, con la confianza de que saldrán cosas buenas de esto.

Espero que lo disfruten. Muchas gracias por su apoyo.

Un abrazo,

—Alfredo R.

2016: Tengo ganas de odiarte

Cuántas ganas tengo de odiar este año. Es lo humano, es lo natural. Porque no hay nada más humano que sentir rabia cuando nos quitan eso que “nos pertenece”. Lo he visto en mis 3 hijos desde sus primeros meses, esa impotencia al ver que nos arrebatan de las manos eso que sentimos propio, y que por lo mismo, sentimos que merecemos (aunque en rigor sea el celular de la mamá). Pero justamente en ese sentimiento está la trampa.

La verdad es que no merecemos a Carrie Fisher. No merecemos a David Bowie (a quien casi ni conocí). Ni a Peter Rock. Mucho menos a nuestros abuelos, nuestros padres y nuestro seres queridos. No merecemos nuestros amores, no merecemos nuestros dolores. No merecemos genios. Pero los lloramos.

Los lloramos porque recibimos tanto de ellos y les dimos tan poco. Entonces lloramos de rabia infantil por dejar de recibir los beneficios de una relación tan conveniente para nosotros. Nos acostumbramos a recibir sin dar nada a cambio. Hasta a ignorarlos cuando quisimos. Pero no teníamos más alternativa, no habia forma de ser justos con ellos, porque la genialidad no puede devolverse.

Por eso solo nos queda llorarlos. Con impotencia, con rabia, con culpa. Y canalizando esa culpa hacia un año que no hizo más que cumplir con su deber de hacer que el planeta diera una vuelta más al mundo. ¿Esa es nuestra forma de agradecer? No, simplemente es nuestra forma humana y pequeña de lidiar con la frustración. Porque somos niños a quienes nos arrebataron aquello que nos pertenecía. Esa genialidad que en verdad nunca nos perteneció. Que era de ellos. Y si ellos quisieron compartirla con nosotros, debemos sentirnos agradecidos. Aunque sea por un breve momento.

Gracias Carrie por enseñarme a admirar a una princesa. Gracias David, a quien casi no puse atención en vida, por dejar tanto material que me permitirá siempre seguir descubriéndote. Gracias Peter, viejo choro, alegre y loco por regalarme la mejor anécdota de la vida.

La vida es injusta, porque nos quita eso que amamos. Y es injusta también porque nos regala cosas que no merecemos.

Siento ganas de decir que el 2016 fue una mierda, porque estoy cansado y acumulo muchas frustraciones. Envidio el ver gente puteando contra el año, porque quiero hacerlo, quiero gritar y culparlo a él de todas mis penas. Pero no puedo.

No puedo sumarme a su rabia contra el 2016, porque este año, aunque duro, fue mucho más generoso que duro conmigo. Y basta solo con señalar que me regaló la oportunidad de disfrutar a un nuevo hijo, un niño feliz. Otro genio que no me pertenece a mí ni a nadie en este mundo. Gracias 2016 por traernos nuevos genios. Y tantas otras cosas que no merezco y que nunca voy a merecer.

¡Muy feliz fin de 2016 a todos! ¡Y a celebrar con sus seres queridos! ¡Que eso sí que nos merecemos todos!

—Alfredo R.

Pedrito en Siento y Miento

pedro

Los personajes de Siento y Miento los dibujo de memoria. Pero llegan esos momentos en que miro a mis hijos, a la Clau o a mí y digo “nop, este diseño ya no lo representa bien” y tengo que volver a mirar sus fotos para dibujarlos de una nueva forma.

Hoy me toca dibujar a Pedro, quien ya no es la guagua que fue en las primeras tiras. Ya es un niño, muy activo, con un par de dientes y con una personalidad muy marcada. ¿Cuál es ese conjunto de líneas que van a representarlo? ¿Cuales son las claves para sentir que el del dibujo es ese niño tan simpático, risueño y chistoso?

Mientras miro sus fotos y tiro líneas con torpeza, buscando que el dibujo tenga un poco de esa verdad, un hormigueo recorre mi nuca. Un hormigueo que me recuerda lo mucho que quiero a mi familia. Y lo muy importante que es Siento y Miento para mí.

Saludos,

—Alfredo R.

La mujer y el bosque

pat02

Estuve leyendo este libro porque hoy grabo Viñetas Demente* y tenía que tener algo de qué hablar. Y como mi hermana Verónica me lo había prestado, era hora de echarle una mirada.

Tengo mil cosas que decir acerca de esta joya (que no es un cómic y que sí lo es), pero la que les quiero comentar ahora mismo es el cómo me pegó instantáneamente la representación de la mujer que hace este libro: una mirada clásica, que roza lo retrógrado al posicionar a la mujer en un papel vulnerable, pero que la aborda desde la complejidad, sin nunca llegar a ser condescendiente. Un equilibrio complejo y profundo que me tensiona y me hace preguntarme muchas cosas.

El papel de la mujer en la narrativa humana es algo que me tiene reflexionando hace rato y que se relaciona muchísimo con una novela que estoy escribiendo ahora mismo (y de la que les voy a estar contando). Como escritor siento que hay arquetipos que hay que redibujar, pero sin borrar. Necesitamos expandirlos, complejizarlos y enriquecerlos. Difícil tarea, pero entretenida. Porque hay mucho terreno donde plantar.

Ya, seguiré leyendo para poder terminarlo antes del programa de hoy.

Saludos,

—Alfredo R.

*Viñetas Demente es el programa de Radio Demente en el que hablo de cómics junto a Miguel Ángel Ferrada.

¡Hora de hacer la biblia de Lado B!

01

Esta mañana la dedico a trabajar en Lado B, específicamente en la biblia de Lado B. Una información que quizás nunca se publique, pero que se ha vuelto imprescindible para trabajar en la saga debido al tamaño que ésta ha alcanzado.

Así que hoy tendré que revisar cada uno de los libros en detalle, para realizar un catastro y anotar todos los nombres propios de personajes, ciudades, criaturas y artefactos que han aparecido en la trilogía. ¡Y las fechas! ¡No me puedo enredar con las fechas! Tengo que hacer una línea de tiempo.

¡Cuando termine les cuento cómo me fue!

Saludos,

—Alfredo R.