Retomando Siento y Miento.

Cuando decidí terminar Siento y Miento tenía dos cosas claras: que había que cerrar el ciclo y que probablemente no significaba el fin definitivo de las aventuras del barbón. Y es que no terminé Siento y Miento porque me aburriera de dibujar a los personajes ni porque no tuviera más ideas, sino porque el formato me tenía arrinconado. La “obligación” de dibujar todas las semanas historias de mi vida se volvía insostenible, por un lado porque exponía a mi familia más de lo que yo quería, y por el otro porque el formato se había vuelto rígido y el espacio de exploración se me estaba agotando. Sentía que hacer Siento y Miento se había vuelto “una fórmula”.

Así que decidí darle fin, darle fin a la formula para ampliar el terreno de juego y poder nuevamente experimentar. Jugar con el tono, el formato y la técnica. Esa es mi motivación para seguir publicando mis dibujos. Y por eso no digo que vuelve Siento y Miento, ya que no se trata de la secuela de las aventuras de los libros. Ni siquiera sé de qué se trata y eso es lo que me motiva: Tener la libertad para hacer lo que me nazca y devolver al blog el enfoque de “cancha de entrenamiento” que tuvo en sus orígenes.

Probablemente no sea una buena estrategia comercial, pero es la forma de mantener la honestidad del blog. Ya que no es solo Miento, también es Siento.

01 02

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *